T.S.

– Bueno… novedades?

– No sé, estoy… estoy aburrido, o algo… Y no quiero volver más!

– Bueno. No es la primera vez que le oigo decir eso…

– No se moleste pero afróntelo, esto empieza a ser una pérdida de tiempo, creo que para los dos

– Yo no pienso lo mismo

– …

– …

– El otro día estaba viendo una peli de Brad Pitt y esa rubia, Wyneth Paltrow…

– Dos vidas en un instante?

– No, joder! Seven!

– …

– Es una buena peli, no la habia visto; pero a la mitad, pensé: “esto es una chorrada, una pérdida de tiempo de cojones, quién coño me importa que sea el asesino?!… Qué va a aportar esa información a mi vida!?”

– Muy cierto…

– Así que la quité

– Me parece bien y… que hizo entonces?

– Salí al jardín y quemé hormigas con una lupa

– …

–  No tiene sentido del humor?…. Qué ocurre?, sigue lamentando la política de sanidad?

– … continúe

– Qué sentido tiene?… vas a Italia, levantas pesas, ves una película… son solo distracciones hasta que te mueres

– Una depresión está aflorando

O último triceratops

O último triceratops síntese só…

PER LA SEVA SEGURETAT, AQUESTA ESTACIÓ ESTÀ DOTADA DE CÀMERES DE VIDEO-VIGILÀNCIA

ingsoc_0.png  Seguir lendo

Xa está aquí! Xa está aquí!

Non perdan detalle das novas aventuras de Kiefer Sutherland!

Edición Limitada especiale Lanzamento, inclúe unha árbore de navidá hinchable!!!!Por só 47829267813674981634€!!!!!!

treehunter

RESÉRVEO XA NO SEU ESTABLECEMENTO/PROVEEDOR DE FRIKADAS HABITUAL!!!!!!

E quen non xogou nunca cos Lego?

Atención ao/a do medio na fila de atrás,que modelito máis mono que nos leva…

Sigamos…

Seguir lendo

As contraccións pararon un segundo, pero aquel sangue viscoso e amarronado seguía a saír do seu interior en grosos fíos de viño espeso. Pum!. Xirouse un intre por unha dor repentina no costado dereito, pero a mordedura de metal que sentiu na vaxina fíxoa volver á súa pose inicial dando un berro de auténtica dor.

Algo se moveu furioso aló, dentro dela. Algo que facía forza cos brazos e arrincaba anacos de carne a puñetazos, a patadas, a mordiscos. A súa pelvis desencaixouse sen avisar, impelida de súpeto pola forza imprevista do bebé; e o seu estómago, logo de moito revolverse, recuou cara a gorxa. Logo encallou. Logo fixo un ruido. E estalou. Bilis vermella.

E entón, entre a marea de dor que sentía, comezou a cheirar carne queimada . O feto asomou a cabeza a través das pernas e mirouna con ollos láser…